Martes, 07 de octubre de 2008

Natalie Portman enfada a los hind?es



Recordareis este lamentable videoclip en el que aparecia Natalie con su ex. Pues el presidente de la Sociedad Universal del Hinduismo, Rajan Zed, ha hecho pública su ira contra la actriz de origen israelí declarando que “el hinduismo, como religión más antigua de la historia y tercera del mundo en número de fieles, merece un respeto que Portman no ha demostrado. Pero si se disculpa la perdonaremos y rezaremos para que tenga éxito en su carrera”. A la petición se han unido el rabino Jonathan Freirich, muy conocido en el oeste de EEUU, y varias agrupaciones hindúes de la India.

El motivo del revuelo es la actuación de la protagonista de ‘V de Vendetta’ en un videoclip del cantante venezolano Devendra Banhart, que hasta hace poco era su pareja. El vídeo recrea en clave de humor el mito hindú de los dioses Sita y Rama. En esta historia, un demonio llamado Ravana secuestra a la bella Sita, esposa de Rama, quien acude a su rescate y mata al demonio tras una larga pelea.

La actriz israelí y el músico venezolano, que canta en un castellano tan peculiar como su música, aparecen caracterizados como una Sita y un Rama que cantan, bailan, arrojan rayos dorados con sus ojos y se mueven por un decorado de cartón acompañados de bailarines un tanto desgarbados. Se trata de una broma, un divertimento que está cerca del millón de visitas en el portal Youtube, donde ha desencadenado una ristra de ochocientos comentarios.

La canción, titulada Carmensita Saplingita, recupera los tópicos del Bollywood de los años setenta, con efectos especiales de serie Z, maquillajes imposibles y una estética entre kitsch y psicodélica. Las primeras imágenes del videoclip imitan también a las películas indias al exhibir un certificado de aprobación de la censura cinematográfica escrito en hindi.

Sin embargo, cabe preguntarse por qué todas las protestas se han centrado en la actuación de Natalie Portman, cuando Devendra Banhart interpreta a un dios Rama saltarín y rijoso que incluso muestra parte de su vello púbico, o el actor que personifica al demonio Ravana es un sonriente gordito con el torso desnudo y que pone muy poco empeño en ejecutar su baile. De fondo suena la letra de la ‘Carmensita’, en la que Banhart despliega su lirismo ingenuo y psico-hippy: “Somos elefante y serpiente semejante, tomando aguardiente en el sol de una flor…” Por otro lado, no son raras las representaciones de dioses hindúes en parodias emitidas por la televisión india que normalmente son aceptadas con humor y simpatía. En el anuncio de una medicina contra la acidez, otro demonio mítico de color verde cambia su gesto iracundo por una sonrisa apacible y mofletes colorados al tomar el remedio, mientras que la publicidad de un centro comercial muestra a la diosa Durga con ocho brazos y un artículo recién comprado en cada mano.

Tal vez, como dice uno de los comentarios de Youtube, “algunos radicales pasan menos tiempo en el templo que en Youtube buscando algo que les escandalice”.


Comentarios

Añadir comentario


  • Autor: Hobbit
  • Fecha: Viernes, 11 de febrero de 2011
  • Hora: 10:28

Hay "talibanes" en todas partes. Gente muy susceptible...

En fin, así está el mundo...