Jueves, 31 de julio de 2008

El caballero oscuro

                                                                                 


Una de las cosas buenas que tiene vivir fuera de España es que ciertas películas adelantan su estreno con respecto a la cartelera española. La última de ellas ha sido la segunda entrega de Batman: El  Caballero oscuro. Y, por una vez, me considero afortunada por haber visto una película en versión original, pese a los problemas idiomáticos. Y es que he podido disfrutar, en todo su esplendor, el papel del que ya se ha convertido en uno de mis villanos favoritos: Joker.



"La locura es como la gravedad: sólo necesita un empujón"
 

El Caballero oscuro es una enorme película. En todos los sentidos. Metraje y calidad. Supera a la anterior y, desde luego, a todas las anteriores de Batman (algunas de ellas mejor ni nombrarlas porque ni eso merecen), así como a muchas otras de su género. La razón principal, como digo, la magnífica interpretación póstuma que nos regala Heath Ledger. El nuevo Joker es espeluznante, electrizante, inquietante, hechizante…y todos los adjetivos similares que se nos puedan ocurrir. Y yo, viéndolo, no podía dejar de preguntarme, ¿es realmente éste el mismo chico que interpretaba a aquel vaquero gay en Brockeback mountain? Me queda la curiosidad de saber cómo será el doblaje español del Joker…el listón, desde luego, está bien bien alto.

 

Pero vuelvo a la película. No quiero dar muchos datos reveladores, puesto que en España aún restan un par de semanas para su estreno. Como todos saben, Bruce Wayne sigue su particular lucha contra el mal en Gotham City. Pero ahora no está solo, sino que tiene un “competidor”: el fiscal Harvey, que no sólo le disputa su papel de héroe de la ciudad, sino que sale con su ex, Rachel. Sin embargo, esto no parece inquieta a Bruce lo más mínimo. Al contrario, incluso ayuda en secreto a Harvey, haciéndole ganar puntos a ojos de los ciudadanos, con la secreta esperanza de que el nuevo “héroe” le tome el relevo y él pueda, algún día, disfrutar de una vida normal y recuperar el amor de su chica.

 




Rachel...antes y después

Sin embargo, alguien llega a Gotham para alterar los planes de Bruce: Joker. Un malvado que pondrá patas arriba el mundo de Bruce, con la intención de desvelar su identidad cueste lo que cueste. Y no lo hace por dinero, ni poder…sino simplemente por diversión, en el más retorcido sentido de la palabra. En el camino, no dudará en matar a quienes sea necesario, buenos o malos, y en plantearnos unos cuantos dilemas morales con resultados a veces sorprendentes. ¡Not so serious! es el lema de este siniestro personaje, con su terrorífica y eterna sonrisa torcida. Y Heath Ledger borda cada frase, cada gesto. 

 

Pero no olvidemos a Cristian Bale, que de nuevo nos ofrece una extraordinaria interpretación de Batman. Los demás secundarios también encajan perfectamente en sus papeles. Gordon, el policía amigo de Batman que en esta entrega cobra más protagonismo. El fiel Alfred con sus sabios consejos de siempre. Y Morgan Freeman abasteciendo a Batman de nuevos cachivaches, incluyendo un batmovil más guapo e inteligente que nunca. A mí personalmente no ha terminado de convencerme la nueva Rachel…quizá porque, además, su papel no es tan relevante como en la primera película. Excepto en el tramo final, donde está directamente relacionada con la aparición del segundo villano de la película: Dos caras, un malvado personaje que, si bien no es tan espectacular como Joker, no se queda para nada atrás. Y nos muestra a la perfección como el bien y el mal están íntimamente unidos hasta ser, en ocasiones, dos caras de la misma moneda…e incluso de una misma persona.



Dos caras...¿cuál os gusta más?
 

En suma, El caballero oscuro es una película tremenda, con las dosis de acción necesarias, acompañadas por un argumento sólido y un guión inteligente y muy muy oscuro…gracias, de nuevo, a la impresionante actuación del Joker. Mi único “pero”… los diálogos que no conseguí entender. ¿Sería exagerado tomar un vuelo express a España para una sesión rápida de cine?

 

 
¡Not so serious!


Publicado por entMaria @ 0:40 | Criticas | 2 Comentarios | Enviar

Mi?rcoles, 30 de julio de 2008

Trailer :: Harry Potter y el misterio del pr?ncipe



Primeras imágenes en movimiento de la nueva pélicula del mago gafudo. Harry Potter y el misterio del príncipe o el príncipe mestizo, nos cuenta los orígenes de Voldemort... perdón... de el que no puede ser nombrado. Y en el trailer o teaser, se ve más o menos eso. Voldi de pequeño, aprendiendo a utilizar el Magia Borrás. También podemos ver a Gandalf... digo, Dumbledore, luchando contra el Balrog... creo que me he equivocado de cuento.

Jueves, 24 de julio de 2008

La boda de mi novia

 

No entraba en mis planes hacer una crítica de esta película. Me sonaba a copia total de aquella floja “Boda de mi mejor amigo” de Julia Roberts. Pero al profundizar un poco en el argumento y descubrir que la protagonista y yo teníamos bastantes cosas en común, comenzando por supuesto por Escocia, me anime a verla. Y he de admitir que ha sido una grata sorpresa.

 

“La Boda de mi novia” cuenta la historia de dos mejores amigos, Tom (Patrick Dempsey, es archiconocido doctor Sheperd) y Hannah (Michelle Monaghan). Ambos se conocen en su época universitaria, cuando Tom, todo un Don Juan, invade el dormitorio de Hannah,  confundiéndola con su compañera de habitación, con la que tenia una cita y no precisamente para estudiar. Y ahí es donde cometen el primer error: en lugar de enrollarse, se hacen amigos.

 

Diez anos después, la pareja mantiene su platónica amistad que ha ido forjando una extraordinaria complicidad. Y para Tom la vida no puede ir mejor. Sigue teniendo sus intrascendentes ligues semanales que según sus reglas no pueden ir mas allá de la primera cita, y, aparte, tiene a Hannah, con la que queda todos los domingos para comer y pasear por Central Park y que le acompaña en los actos oficiales, como las múltiples bodas de su padre, sin pedirle nada a cambio. Quien necesita una relación seria pudiendo acostarse con varias chicas por semana y teniendo siempre ahí a tu paciente mejor amiga?

 


Doctor Sheperd luciendo tipo en Central Park

Pero algo ocurre que altera la placida e insustancial existencia del guaperas Tom. Hannah, por motivos laborales, debe trasladarse varias semanas a Escocia. Y, tras su marcha, Tom comienza a sentir un gran vacío en su vida. Las chicas con las que queda no son más que pedazos de carne que no le comprenden. No tiene a nadie con quien compartir sus tartas de chocolate y limón. Y para colmo de sus males, parece imposible conseguir hablar con Hannah. Y entonces, por fin, cae en la cuenta de que siente algo por su mejor amiga, que va más allá de la amistad. Lo que Tom no ha pensado, y sus amigos le hacen ver, es que Hannah no va a estar esperándolo eternamente. Y es que a cierta edad, una chica aspira a algo más que a compartir tartas y confidencias con su mejor amigo, por mucho que lo quiera.

 

Mientras, lejos de allí, en tierras escocesas, ella tampoco lo pasa precisamente bien al principio. La vemos en el avión contemplando una de sus fotos con Tom justo antes de partir, dejando bien claro que esa teórica amistad perfecta esconde algo mas profundo. Luego, ya en Escocia, de camino a las maravillosas Tierras Altas, su coche queda atrapado en medio de un rebaño de vacas highlands, unos bichos adorables por cierto. Pero, al final, Escocia obra el milagro y Hannah regresa a Nueva York con una sorpresita para Tom: Colin, su flamante novio escocés, que acudió a rescatarla de las vacas peludas y con el que se prometió tras compartir un tour por las hermosas tierras escocesas.

 


Vaca peluda al ataque

Para completar la desagradable sorpresa, Hannah pide a Tom que sea su “dama de honor principal”, a lo que el finalmente accede con el propósito oculto de boicotear la boda. Así, Tom se convierte en la perfecta dama de honor, atento a todos los detalles, intentando hacer ver a su amiga que ha cambiado, que ha madurado. Y es en este tramo donde nos topamos con algunas escenitas un tanto lamentables, como la fallida sesión de regalos para la novia, que acaba con una lección magistral sobre regalos “picantes” incluyendo la aparición estelar de su abuela probándose un collar no precisamente de perlas. O el encuentro de Tom con las otras tres damas de honor: la típica gordita a la que no le cabe el traje, y la prima de Hannah y ex de Tom, típica rubia descerebrada que aprovecha cualquier ocasión para meterse con el doctor Sheperd aunque salta a la vista que sigue coladita por el.

 

En plena interpretación del papel de perfecta dama de honor, Tom recibe otra noticia bomba por parte de Hannah: tras la boda, su amiga piensa quedarse a vivir en Escocia. Y motivos no le faltan. Su prometido es duque, perteneciente a una familia noble, propietaria de una famosa destileria de whisky que el propio Colin heredara. Vamos, que el chico, aunque bastante menos agraciado que Patrick Dempsey, es un partidazo. Tom se queda hundido con la noticia, pero finalmente, apoyado por su panda de machitos, se decide a seguir con su plan hasta el final.

 

Y llegamos a lo mejor de la peli: el tramo final, rodado íntegramente en Escocia y, concretamente, en los paisajes mas hermosos de este país. Hablo, por supuesto, de las inigualables Tierras Altas, las Highlands. Así, vemos como la comitiva nupcial atraviesa las impresionantes formaciones montañosas de las Three Sisters; como navegan por uno de los mágicos lagos del Norte de Escocia (el lago Ness o uno de sus primos hermanos); y, finalmente, la llegada a la residencia de verano de la familia de Colin, lugar de celebración del enlace…que no es otro que el magnifico castillo de Eilean Donan! O, lo que es lo mismo, el castillo de Connor MacCloud y sus inmortales, situado en uno de los parajes más bellos de las Highlands.

 






Los escenarios escoceses de la peli: Three Sisters, Portree y Eilean Donan Castle

Y si bien los paisajes escoceses están fielmente reflejados, no puedo decir lo mismo de la gente. Una vez más, sale a relucir el estereotipo de la falda y la gaita. En los tradicionales juegos de las Highlands, nos muestran a Colin al mas puro estilo bárbaro, jugando al…lanzamiento de tronco de árbol!! Y al doctor Sheperd con un ridículo y minúsculo kilt. Y todo eso, sin mencionar el estupido acento que les ponen a los pobres escoceses (habría que ver la película en versión original).

 


AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!

Pero volvamos a la película. La noche previa al enlace, en el precioso pueblecito pesquero de Portree, se celebra una peculiar despedida de soltera. En ella, la novia va recibiendo monedas de los chicos que se encuentra a su paso, a cambio de un beso. Por supuesto, Tom también se anima a dar unas cuantas libras a Hannah y, como manda la tradición, ambos se besan. Solo que su beso es bastante mas largo y apasionado. Y rompe, por fin! La barrera de su amistad. Horas después, ya de vuelta al castillo, Tom acude a la habitación de Hannah, y le suplica que no se case. Ella lo interpreta como una reacción desesperada por miedo a perderla. Y le echa en cara, con toda la razón del mundo, el haber esperado justamente hasta ese momento, después de tantos años. Tom, desolado, abandona el castillo y renuncia a su puesto de dama de honor, mientras suena de fondo esa gran canción de Oasis, “Stop crying your heart out” tan apropiada para este tipo de escenas.

 

Sin embargo, como ocurre en toda comedia romántica que se precie, en el ultimo momento Tom decide regresar y, con una “entrada triunfal” en plena boda, confiesa a Hannah sus sentimientos, diciéndole esas complicadas palabras que no había sido capaz de decir nunca antes en su vida a persona alguna, sino tan solo a los perros que se cruzaban en su camino: te quiero. Y claro, por muy rico que sea tu prometido, y por mucho que su residencia veraniega sea el castillo de Los Inmortales, nadie puede resistirse a semejante declaración si procede de Patrick Dempsey. Así pues, Hannah y Tom acaban juntos, dejando al pobre Colin con su whisky, su gaita y su castillo. E incluso, ya de vuelta en New York, contraen matrimonio, demostrando que el amor y la amistad, en raras ocasiones, pueden ir unidos.

 


Si...QUIERO!

En suma, “La Boda de mi novia” (horrible traducción de “Made of honour” por cierto) es una comedia romántica agradable y entretenida que, si bien no es un peliculón, nos regala la vista con los hermosos paisajes escoceses…y como no, con Patrick Dempsey! Los dos protagonistas clavan sus papeles y hacen una bonita y creíble pareja. El mensaje de la película no es novedoso pero si real como la vida misma: a veces podemos tener muy cerca lo que mas queremos y no ser conscientes de ello hasta que estamos a punto de perderlo. Y yo, desde luego, voy a empezar a pensar seriamente en ir en busca de un rebaño de vacas peludas que me corte el paso, a ver si aparece un príncipe azul que me invite a pasar las vacaciones en el castillo de Eilean Dunan!

 

 
Donde este el Dr Sheperd que se quiten los escoceses

Nota: 7
Lo mejor: la quimica de la pareja protagonista, los paisajes escoceses...y el Doctor Sheperd
lo peor: la cutre presentacion de los estereotipos escoceses, faldita, gaita y acento incluidos


Publicado por entMaria @ 16:23 | Criticas | 1 Comentarios | Enviar

Peluquines razonables



Las dos pelucas más famosas de Holliwood, la de Nicolas Cage y Tom Hanks competiran el año que viene en la cartelera. Nick con Knowing y Tom con Ángeles y Demonios. En estas fotos, podemos ver como ambos corren con un estilo similiar... melena al viento y bien vestidos. Aunque el vestuario de Tom es un poco mejor, de hecho ha ido de visita al Vaticano y Nicolas parece que llega tarde para recoger a su hijo del cole.


Trailer :: The Day the Earth Stood Still



La tierra vuelve a ser invadida por los extraterrerstres, y van ya... Pero esta vez no estará Tom Cruise para protegernos, será Keanu "cara palo" Reeves quien con ayuda de Jennifer Conelly, la que se perdió en un laberinto cuando era pequeña y antigua novia de Hulk, "lucharán" contra estos seres. Aunque viendo el trailer, el extraterrestre parece que es Keanu. La historia es un remake de un clásico de ciencia ficción de 1951. Lo típico, los marcianos quieren destruir o apoderarse de la tierra y la raza humana le hace frente. ¿Conseguiran aniquilar a la humanidad en esta ocasión?


Mi?rcoles, 23 de julio de 2008

Natalie Portman en Bollywood



La verdad es que hacia tiempo que no veia un videoclip tan lamentable. Ver a Natalie Portman, participando de semejante enjendro es muy descorazonador. Devendra Banhart, el actual novio de Natalie, se ha inspirado en el estilo Bollywood para la recreación visual de su canción Carmensita. Ni que decir tiene que la canción me parece malisima, pero seguro que tendrá sus fans...  Supongo que cuando Natalie rompa con su novio, aparecer en este video, será una de las cosas de las que Amidala, se arrepentirá toda su vida. Pero en el caso de que lleguen a casarse, les deseo toda la felicidad del mundo... pero que por favor, no salga en mas videoclips de su pareja. Lo de convertir a Natalie Portman en pulpo, al final del video, no tiene nombre.

Tim Burton y Johnny Depp juntos de nuevo



Tim Burton volverá a dirigir a su actor fetiche Johnny Depp en "Dark Shadows", la nueva cinta de terror que preparar el siempre atípico cineasta californiano. El idilio cinematográfico entre director y actor roza ya los límite de la obsesión, y esta será la séptima vez que trabajan juntos desde que en 1990 iniciaran su romance laboral con "Eduardo Manostijeras". Luego siguieron "Ed Wood", "Sleepy Hollow", "Charlie y la fábrica de chocolate", "La novia cadáver" y la última, el aclamado musical "Sweeney Todd".

"Dark Shadows" estará basada en un show televisivo del mismo nombre que triunfó en los años 60. Una serie mítica de corte gótico que tuvo un total de 1225 episodios de media hora cada uno en los protagonistas eran monstruos del terror más clásico como vampiros, hombres-lobo, momias, fantasmas o brujas. Un caldo de cultivo ideal para el oscuro y bizarro estilo de Burton, que el cineasta californiano ya llevó a su máximo exponente en cintas como "Sleepy Hollow" o la última, "Sweeney Todd", las dos protagonizadas por Depp.

En esta ocasión el actor dará vida al que era el protagonista de la serie "Dark Shadows", un vampiro llamado Barnabas Collins, un personaje que Depp asegura que adora desde su infancia y en el que siempre soñó convertirse.

Además, y según una información publicada por IESB recogida por otr/press, el encargado del guión será John August, otra de las debilidades de Burton con el que ya ha trabajado tres veces: "Big Fish", "Charlie y la Fábrica de Chocolate" y "La Novia Cadáver".


Martes, 22 de julio de 2008

Mas fotos de El Principe mestizo


Ohhhh!! Ron con su traje de guardian!

Mientras los fans potterianos siguen como locos esperando la famosa foto del beso entre Harry y Ginny, aqui van unas cuantas imagenes mas de la sexta pelicula...las mejores, las de Ron, impresionantes como siempre...y tambien la ultima, donde podemos ver a Harry y Hermione con expresion triste, probablemente en el funeral de...ups, peligro spoilers! Bueno, pues eso, en el funeral de quien nosotros sabemos, una escena que yo al menos ya cuento los dias para ver.


Draco maquinando


Dumbledore preocupado...y con motivos


Harry en el despacho de Dumbledore


El regalo de San Valentin de Ron


Harry y Hermione...posiblemente al final de la pelicula


Publicado por entMaria @ 18:26 | Noticias | 0 Comentarios | Enviar

S?bado, 19 de julio de 2008

Piratas del Caribe: En el fin del mundo


 

 

Con “Piratas del Caribe: En el fin del mundo” termino mi repaso a la trilogía pirata. Y antes de empezar la review de esta tercera parte, aquí va un aviso: “Todo aquel detractor de esta película debería dejar de leer en este preciso instante, porque si busca una crítica dura e implacable, ha dado con el blog equivocado y, sobre todo, con la persona equivocada. Si sigue leyendo, es bajo su responsabilidad y, por mi parte, le invito amablemente a pasar una larga temporada en el reino de Davy Jones.”

 

Aclarado este punto, comienzo a comentar la película paso a paso. Una película que ha tenido críticas especialmente desagradables, de ahí mi advertencia inicial, pues si escribo este post es más que nada para desquitarme de todas las veces que he tenido que escuchar esas críticas y para sustituirlas por elogios. ¿Por qué? Porque esta película se encuentra, sin duda, dentro de mi top 10 de películas favoritas. Porque, a nivel personal, el día de su estreno (ese lejano 24 de mayo del 2007) significó mucho para mí. Y porque, ¡qué demonios! Piratas del Caribe 3 es un pedazo de película y se merece todo lo bueno que pueda decir de ella y más.

 



Sin ir más lejos, el comienzo de “En el fin del mundo” es una pasada. Davy Jones y su Holandés Errante están ahora bajo las órdenes de La Compañía de las Indias y de Lord Beckett. Todos los piratas están siendo apresados y colgados. Uno de ellos, apenas un niño, justo antes de morir, comienza a entonar el himno pirata. Poco a poco, sus compañeros se le unen, al son de “Hoist the colours”, uno de los temas claves de este final de la trilogía, y la canción que debe poner sobre aviso a los grandes señores de la piratería, los poseedores de los “9 reales de a 8”, para reunirse en la “Asamblea de hermanos”.

 



Pero uno de esos señores piratas anda desaparecido: el capitán Sparrow. Will y Elizabeth, con ayuda del resucitado Barbosa, de Tía Dalma la hechicera y de los tripulantes de la Perla, han ido hasta Singapur, para hacerse con las cartas de navegación que han de llevarlos al reino perdido de Davy Jones donde deberán rescatar a Jack. Allí, son descubiertos por el pirata Sao Feng y también por las tropas de Beckett. Pero consiguen escapar y, sorprendentemente, Sao Feng, enemigo mortal de Sparrow, incluso accede a prestarles un navío para partir en busca de Jack. Lo que nadie sabe es que el joven Turner ha hecho un trato con el pirata y está dispuesto a entregarle a Jack a cambio de quedarse con la Perla, que necesita para rescatar a su padre y cumplir así la promesa que le hizo al huir del Holandés Errante.

 

Y así comienza el viaje al reino de Jones. Una fría travesía que nos revela el mal momento que atraviesa la relación e Will y Elizabeth. Ella, por un lado, siente terribles remordimientos tras haber dejado a Jack a merced del kraken; William, en cambio, piensa que la joven estaba enamorada del pirata y está desolada por su muerte. Todo esto, sin embargo, quedará en un segundo plano cuando divisan una gigantesca catarata, que engulle la Perla para arrojarlos de lleno en el reino de los muertos.



Rumbo al Reino de los Muertos
 

Y mientras, ¿qué ha sido de Jack? Nuestro pirata preferido ha enloquecido aún más, si cabe, en las calmas eternas del reino de Jones. Lo que nos lleva a uno de los puntos más criticados de la película: Jack y sus dobles. En su primera aparición, el capitán Sparrow se ve a si mismo multiplicado en forma de numerosos Jacks clónicos que aparecen como la nueva tripulación de la Perla, fruto, por supuesto, de las alucinaciones del capitán. ¿Exagerado? Cada uno puede pensar lo que quiera. Yo reconozco que no me gustó demasiado la caracterización “animal” de Jack, especialmente esa en la emula a una gallina poniendo huevos. Pero vaya, es una alucinación a fin de cuentas. Y una larga temporada a solas en el reino de los muertos fijo que no sienta nada bien al cerebro. En cambio, me encanta la escena en la que el capitán Sparrow le echa la bronca a su “tripulación” por descuidar sus tareas en el barco, soltando uno de sus magistrales discursos:

 


"No siento lástima por vosotros fétidos gusanos ni me queda paciencia para fingir sentirla"

 

Pero pasemos al reencuentro de Jack con los otros. En medio de una de sus alucinaciones, que luego resulta no ser tal, el capitán Sparrow contempla atónito como unas “piedras” se convierten en pequeños cangrejos que se multiplican y, juntos, arrastran su barco en dirección a la playa. Jack los sigue y, ya a bordo de la Perla, aparece triunfalmente, “sinfonía Sparrow” incluida de fondo, ante los incrédulos ojos de Will, Elizabeth y los demás, recién llegados al reino de Jones. No puedo olvidar en este punto el diálogo que mantienen con Jack, intentando convencerle de que no son una alucinación, y cómo Jack les rebate sus argumentos una y otra vez, en especial a William y a Barbosa, hasta, finalmente, revelar que fue Elizabeth la responsable de su muerte.

 


“Cuatro intentasteis matarme, uno lo consiguió”

 

Aunque inicialmente se niega, Jack no tendrá más remedio que aceptar a Will, Elizabeth y Barbosa como miembros de su tripulación, pues son ellos los que llevan las cartas de navegación con las indicaciones para abandonar el reino de Jones. Aunque esas indicaciones no están nada claras. Elizabeth, por unos instantes, cree que ya lo han logrado, al ver a su padre a bordo de un pequeño bote que pasa junto a la Perla. Pero el ex gobernador sigue en realidad el camino opuesto, ya que ha muerto asesinado por los hombres de Beckett, tras descubrir el secreto del corazón de Davy Jones: aquel que lo apuñale será su sustituto como inmortal capitán del Holandés Errante, una idea que, cómo no, suena muy apetecible para Jack.

 


"El inmortal capitán Sparrow...suena bien"

Finalmente, por supuesto, es el propio capitán Sparrow quien encuentra la respuesta para volver al mundo de los vivos: “Arriba es abajo”. Lo que viene a decir que deben volcar la Perla para regresar. Jack inicia el loco balanceo del barco, mientras suena de fondo la gran melodía “Up is down”, en una de las escenas más divertidas de la película. La Perla y sus tripulantes consiguen así regresar, tal y como lo atestigua un destello de luz verde que cruza el cielo desde las profundidades del mar, símbolo de que un alma ha vuelto de la tierra de los muertos.

 


Arriba es abajo

Tras la vuelta, y tras un pequeño y frustrado tiroteo con pólvora mojada, Jack y los demás, ante la traicionera sugerencia del joven Turner, se dirigen a repostar a una isla. Allí, descubren el cadáver del kraken, asesinado por su propio amo, Jones, a orden de Lord Beckett. Una escena que puede parecer irrelevante, pero a mí personalmente me encanta. Por un lado, nos muestra cómo los piratas han perdido el control de los mares y con ello su libertad. Y, además, nos deja un bello diálogo entre Jack y Barbosa.

 


"El mundo sigue siendo el mismo...sólo que con menos alicientes"

 

Y llega ahora la única parte de la película a la que voy a poner una pequeña pega: demasiados cambios de bando para mi gusto. En apenas media hora, se descubre la traición de William y su alianza con Sao Feng. Pero el traidor es a su vez traicionado, pues Sao Feng se ha aliado con los hombres de la Marina Real. Sin embargo, éstos también lo traicionan. Con lo cual, el pirata se pone, finalmente, de parte de Sparrow, eso sí, exigiendo, a cambio, que Elizabeth, a la que toma por Calipso, la Diosa del Mar, le acompañe a bordo de su barco en la travesía hasta la “Cala de los Naufragios”, lugar de celebración de la asamblea pirata. Lo que Sao Feng y los otros no saben es que, mientras, Jack ha hecho un trato con Beckett: mostrarle la localización de la cala a cambio de que éste le garantice su libertad. Y, para rematar el embrollo, Jack utilizará a William para tal fin, arrojando al joven Turner al mar tras exhalar su dulce aliento sobre el chico. Eso sí, Jack le deja un pequeño regalo: su brújula, con la que Will podrá guiar a los enemigos de los piratas hasta la Cala de los Naufragios.

 


Y tú, ¿de qué bando eres?

Tras este pequeño jaleo, nos vamos aproximando al desenlace final. El barco de Sao Feng es abordado por el Holandés Errante y el pirata, mientras intentaba meterle mano a la señorita Swan, cae herido de muerte. Pero, justo antes de morir, pide perdón a “Calipso” y deja su “real de a ocho” a Elizabeth, convirtiéndola así en uno de los señores de la piratería. Tras ser capturados y hechos prisioneros por el Holandés, Elizabeth tiene oportunidad de conocer al padre de Will, que prácticamente ha perdido la cabeza y se ha mimetizado con el barco, pensando que su hijo nunca escogerá salvarlo a él si esto le cuesta perder a su chica. Y otro que también anda por el barco maldito es Norrington, que, en el ultimo momento, se pasa al bando pirata y ayuda a Elizabeth a escapar, dando su vida a cambio y, eso si, ganándose un beso de despedida de la señorita Swann.

 

 

Mientras, la Perla alcanza la Cala de los Naufragios, el magnífico escenario de la reunión pirata. Y el secreto de la Diosa Calipso es revelado. La Diosa no es otra que Tía Dalma, la hechicera, confinada en forma humana tras ser traicionada por la última asamblea de hermanos y, concretamente, por uno de ellos: Davy Jones, su amante despechado, al que encomendó la tarea de acompañar las almas de los muertos hasta el otro mundo, con la promesa de compartir con él un día al cabo de diez años; promesa que Calipso incumplió por ser su amor por el mar más fuerte que sus sentimientos hacia el tentacular Jones.

 


El reencuentro de Calipso y Jones

Pero vamos a la celebración de la “Asamblea de hermanos”, donde nos encontramos a los grandes señores de la piratería enfrentados entre ellos. Hay un bando partidario de la huida. Otro, comandado por Barbosa, pretende liberar a la Diosa Calipso, cumpliendo el pacto que hizo con ella cuando lo trajo de vuelta de entre los muertos. Y, finalmente, Jack y Elizabeth optan por ir a la guerra. Por ello, es necesaria una votación para escoger al “rey de los piratas”, cuya decisión deberá ser acatada, ya que un acto de guerra solo puede ser ordenado por el rey…tal y como dice el Código. Es entonces cuando se requiere la presencia del capitán Teague, y se produce la aparición estelar de Keith Richards, interpretando al guardián del legendario código pirata, y padre del capitán Sparrow. Un papel que, si bien no resulta para nada relevante en el desarrollo de la película, merece la pena tan solo por el momento solemne de la aparición del Código, y por los diálogos que mantienen padre e hijo, cadavérica aparición de la difunta madre de Jack incluida. Pero, volviendo a la Asamblea, tras consultar el Código se confirma que debe llevarse a cabo la votación…una votación que suele resultar nula, pues cada uno de los señores piratas tiene la mala costumbre de elegirse a si mismo. Sin embargo, esta vez se llevan una sorpresa cuando el mismísimo Jack Sparrow da su voto a … ¡Elizabeth! Jack, una vez más, es más listo que nadie, pues con su voto la señorita Swann es declarada “Reina de los piratas” y todos deben acatar su decisión: ir a la guerra.

 


"El Código es la Ley"

Sin embargo, esta decisión no parece tan buena cuando los piratas descubren que prácticamente toda la flota de la marina real les espera frente a la Cala de los Naufragios, tras ser conducidos hasta allí por Will con ayuda de la brújula de Jack. La liberación, finalmente, de Calipso, tampoco parece ayudar mucho, pues la antigua Tía Dalma, al descubrir que fue Davy Jones quien la traicionó y propuso su confinamiento humano, estalla de furia y desaparece…o al menos eso parece en un principio. Solo queda, por tanto, una solución: Parlamento. Una charla infructuosa que termina con un intercambio: William vuelve con los piratas y Jack pasa a ocupar su lugar…lo que le deja justamente donde él deseaba: con el corazón de Davy Jones a su alcance, a bordo del Holandés.



¿Parlamento?
 

Y llegamos a la parte final de la película, mi parte preferida. Es más, a día de hoy, sólo recuerdo otra película cuyo último tramo me guste más que el de “Piratas 3”: “El Retorno del Rey”, por supuesto. Y, ahora que lo pienso, ambas tienen ciertos puntos en común. Una gran batalla y una triste despedida a la orilla del mar. Empecemos por la batalla final. Justo antes, tiene lugar una de las escenas más emblemáticas de la película: el discurso de Elizabeth, o, mejor dicho, de la nueva reina de los piratas. Qué lejos queda aquella joven que Will y Jack acudieron a rescatar en “La Maldición de la Perla Negra”. Ahora, Elizabeth se ha convertido en una auténtica líder, dispuesta a conducir a todos los piratas a la guerra. Una frase para el recuerdo: “Caballeros, izad la bandera”. Y una escena inolvidable con la gran “What shall we die for” sonando de fondo mientras todas las banderas piratas ascienden al unísono.

 


Caballeros...¡izad la bandera!

 

Y ahora sí, la batalla final. Me resulta difícil comentarla objetivamente porque para mí fue una auténtica pasada desde el primer al último minuto. Así que me limitaré a evocar unas cuantas imágenes que hablan por sí solas. La Perla comandando la armada pirata haciendo frente a las naves de Beckett. Calipso desatando una inmensa tormenta que crea un gigantesco remolino en el mar y Barbosa cogiendo el timón de la Perla y poniendo rumbo al mismísimo centro del remolino, con el Holandés encarándose con ellos. Jack escapando, una vez más, del calabozo y haciéndose con el cofre de Jones. Jones descubriéndolo y la pelea a espadas que mantienen ambos en lo alto del mástil del Holandés bajo la lluvia y la tormenta. Todo ello, con lo mejorcito de la banda sonora pirata sonando de fondo.

 





Me detendré sólo en dos puntos de la batalla. Uno, cómo no, la famosa boda de Will y Elizabeth, esa por la que tanta gente puso el grito en el cielo. Y yo me pregunto, ¿acaso les pegaba más una boda normal y corriente? Rotundamente no. Quizá, como decía la propia Elizabeth, no era el mejor momento. Pero, tal y como afirmaba Will, al final resultó ser el único momento. Y la improvisada ceremonia, para mi gusto, tuvo tanto su punto divertido, con Barbosa ejerciendo de cura mientras intentaba zafarse de los piratas enemigos, como su punto romántico y emotivo, con ese beso de los novios en pleno furor de la batalla, con las olas azotando la Perla y con la maravillosa melodía de “I don´t think now is the best time” sonando de fondo. En suma, un fiel reflejo de lo que es la trilogía de Piratas del Caribe. Quien quiera bodas tradicionales, una vez más, se ha equivocado de película.

 



La accidentada boda

Y tampoco puedo pasar por alto el punto culminante del enfrentamiento, que nos lleva al inesperado giro final de la película: la muerte de Will. En un pequeño paréntesis del duelo Sparrow-Jones, Elizabeth aborda el Holandés con la mala fortuna de toparse con Jones, que está a punto de acabar con ella. Pero su recién estrenado esposo se interpone en su camino. Es en ese instante cuando Jack, por fin, se hace con el corazón de Jones y, cuanto está a punto de apuñalarlo, éste clava su espada a Will hiriéndolo de muerte, en una escena impactante que a mí al menos me dejó helada la primera vez que la vi. Supongo que porque aún esperaba ese “final feliz” en que Jack apuñala el corazón y se convierte en el inmortal capitán Sparrow, mientras que Will, tras haber cumplido la promesa de liberar a su padre, puede finalmente permanecer con Elizabeth. Pero no será Jack quien alcance la inmortalidad al mando del Holandés, sino el propio Will, a quien, justo antes de morir, el capitán Sparrow cede su puñal para que lo hunda en el corazón de Davy Jones y ocupe su lugar, en una emotiva escena en la que Jack deja de lado su sueño de surcar los mares por toda la eternidad a cambio de salvar al joven Turner.

 



Adiós a Jones

Ya convertido en el nuevo capitán del Holandés, Will vuelve a la vida y su navío, tras salir de nuevo a flote, se alía con la Perla para acabar con la nave de Beckett. Memorable la escena del hundimiento a cañonazos del Interceptor, con el Holandés y la Perla, uno junto al otro, navegando al encuentro de sus compañeros, mientras la armada británica se retira y los piratas estallan de júbilo, lanzando al aire sus sombreros, y los primeros acordes de “One day” suenan de fondo.

 


La Perla y el Holandés al ataque

Y llega el momento más emotivo de la película: la despedida de Will y Elizabeth. Tan sólo disponen de un día para estar juntos. “Un día en tierra y diez años en la mar, un precio muy alto a pagar por lo que has hecho” comenta el padre de William a su hijo. “Depende de cómo sea ese día” es la respuesta de Will. Una respuesta demasiado optimista pues un día, por muy hermoso que sea, pasa demasiado rápido. Así lo comprueba Will unas horas después, cuando, ya a solas con Elizabeth en la playa, comienza a ponerse el sol y llega el momento de zarpar. La escena en que Will entrega a Elizabeth el cofre con su corazón, pidiéndole que cuide de él mientras le dice “Esto siempre ha sido tuyo”, su beso en la orilla de la playa, todo con la grandísima y hermosa melodía de “One day”, primero suave y luego ganando intensidad conforme se aproxima la despedida…buff, no tengo palabras para describir esa escena, la he visto miles de veces y no creo que nunca me canse de verla.

 




One day

¿Y qué pasa con Jack? Una vez más, Barbosa le vuelve a robar la Perla a nuestro querido capitán Sparrow. Y, una vez más, Jack se las ingenia para salir ganando, tras hacerse con las cartas de navegación que muestran el camino a la “fuente de la vida”…pero esa es otra historia que veremos, quizá, ojalá, en una futura película.

 


"Un gran pirata soy..."

Conclusión: Piratas 3, quitando ciertos embrollos innecesarios del guión, es un pedazo de película. No voy a negar que pierde parte de la frescura inicial, pero es sin duda la más espectacular de la saga. La banda sonora es de lo mejorcito que ha dado el cine. Los personajes habituales se reparten el protagonismo en mayor medida, destacando la gran conversión de Keira de chica indefensa a la que hay que rescatar a reina de los piratas. El tramo final nos regala una magnífica batalla y un desenlace inesperado pero hermoso y mucho más emotivo que el que cabría haber imaginado. Y Jack Sparrow ya es, para mí, inmortal, sino dentro de la propia película, sí en la historia del cine. Y, desde luego, si hay una cuarta parte, yo seré la primera en hacer cola para verla.

 


Publicado por entMaria @ 21:01 | Criticas | 3 Comentarios | Enviar

Keira Knightley cantando Maybe It's Because

 

Keira Knightley nos deleita con su bella voz, en 'The Edge of Love'. Que se preparen Madonna e Isabel Pantoja, porque Keira viene pisando fuerte y venderá más discos que ellas dos juntas.  


La Duquesa :: Poster y trailer

Keira Knightley nos vuelve a sorprender con otra película de época. Esta vez se pone un gran moño en la cabeza y estará casada con Ralph Fiennes. Se pondrán los cuernos mutuamente, sobre sus pelucas llenas de piojos y algo trágico pasará al final. Al menos esa es la pinta que tiene viendo el trailer. Georgiana (Knightley) fue la mujer más fascinante de su época. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjó un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire (Fiennes), fue confidente íntima de ministros y la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor. Desde el apasionado pero fatídico romance con Earl Gray hasta el complicado triángulo amoroso con su marido y su mejor amiga Lady Bless Foster.
 
Trailer:

 


Jueves, 17 de julio de 2008

Terminator 4: Salvation



Primer teaser de la próxima peli de Terminator...tras la más bien floja tercera parte. La buena noticia es que Christian Bale va a encarnar el papel de John Connor. Eso, junto al hecho de que por fin veremos la tan famosa guerra de la que se habla en las anteriores películas, lo cual garantiza (por fin!) un cambio argumental que ya iba haciendo falta, es razón más que suficiente para apuntar el 22 de mayo del 2009 en la lista de fechas de estrenos cinematográficos que no hay que perderse.


Publicado por entMaria @ 22:37 | Trailers | 0 Comentarios | Enviar

Mi?rcoles, 09 de julio de 2008

Trailer de Knowing



Vuelve Nicolas Peluca Cage con nueva peli: Knowing. Esta vez toca predecir desastres...parece que Nicolas le esta tomando el gusto a eso de conocer el futuro, como ya hizo en "Next". Esperemos que en esta pelicula su gran peluca salga igualmente favorecida al ser agitada por el viento, y que Nicolas nos siga deleitando con sus memorables actuaciones. Aqui dejamos, de momento, el trailer.


Publicado por entMaria @ 17:48 | Trailers | 0 Comentarios | Enviar

Martes, 01 de julio de 2008

BSO Las Cronicas de Narnia: El leon, la bruja y el armario



Aprovechando que quedan unos dias escasos para el estreno de la nueva peli narniana en Espa
ña, "El principe Caspian", aqui va un repaso a algunos de los mejores temas de la BSO de "El leon, la bruja y el armario". Esta pelicula, en su dia, fue una agradable sorpresa para una esceptica como yo que pensaba que el mundo fantastico habia llegado a su fin tras "El Señor de los anillos". Y venia con el lote completo. Una estupenda pelicula, junto con una gran banda sonora, de la que reproduzco mis dos temas preferidos:

- The battle: El tema de fondo de la gran batalla final, un pedazo de cancion para escuchar con el volumen bien alto




- A Narnia lullaby: La cancion de cuna del fauno, una melodia preciosa que automaticamente te transporta al universo narniano